Intel está descontenta con el rendimiento de sus Ultrabooks debido a los SSDs mSATA, los cuales limitan bastante el tamaño del PCB para ofrecer un menor espacio, pero con el problema de sacrificar su rendimiento, ya que cuanto menos espacio haya, menos canales se podrá añadir, además de un menor número de memoria NAND, lo que se traduce en una menor capacidad de almacenamiento.
Aparentemente, Intel no hará cambios exhaustivos en el estándar mSATA, pero si incrementará el tamaño del PCB para aportar mejoras. Las semiconductoras Micron, SandDisk y Samsung Electronics estarían trabajando en una nueva tecnología llamada Next Generation Form Factor (NGFF), buscando un PCB más largo (a semejanza de Apple y sus MacBook Air), consiguiendo aumentar prácticamente el doble de la máxima capacidad disponible a día de hoy en dichos dispositivos, de 256 a 512 GB.








Los nuevos SSDs NGFF para Ultrabooks llegarán el próximo año, serán igual de ligeros y delgados, pero con un PCB más largo. Hay algunos estándares que están siendo considerados, se manejan longitudes de 42, 60, 80, y 120 mm. El de 120 mm sería la mejor opción, permitiendo la capacidad máxima de 512 GB además de ser el SSD mSATA que mejor rendimiento ofrezca, en el lado contrario tenemos el de 42 mm, que ofrecerá el peor desempeño de la serie además de ser el que menos capacidad ofrezca.




fuente