Junto con las APUs Llano para ordenadores de sobremesa, AMD lanzará a finales de este mes también los concentradores de controladores Fusion A75 y A55 que fueron diseñados para acompañar a dichas APUs y ahora ya tenemos suficiente información para presentarles la funcionalidad de estos chipsets.

Como la mayoría de vosotros probablemente ya sabréis, el cambio más grande que AMD introdujo junto con sus chipsets AMD A75 y A55 está relacionado con un diseño mucho más simple que elimina la configuración tradicional de los chipsets southbridge y northbridge en favor de un esquema que usa un único controlador.

Esto ha sido posible gracias a la decisión de la empresa de trasladar la mayoría de las funciones que están disponibles en el chipset nortbridge a su APU Llano.




La lista de especificaciones incluye el controlador PCI Express, que empaqueta 16 canales PCI-E Gen 2, igual que en el caso de las CPUs Sandy Bridge de Intel.

Asimismo, estos pueden utilizarse para ejecutar una ranura PCI-E x16 o pueden dividirse en un par de canales x8 para configuraciones gráficas de doble GPU.

Además de los 16 canales PCI Express utilizados para los gráficos, las APUs AMD Llano también incluyen un controlador PCI-E Gen 2 de cuatro canales que puede instalar 4 ranuras x1, dos x2 o una ranura x4 (también son posibles otras combinaciones).

El núcleo gráfico integrado en el chip del procesador Llano también se comunica con el mundo exterior a través de dos interfaces PCI-E de cuatro canales.

La primera está utilizada para instalar las salidas de vídeo digital disponibles en la placa base (HDMI, DVI o DisplayPort), mientras que esta última encaja dentro de un DAC que está presente en el PCH para ejecutar el puerto VGA.

Es importante tener en cuenta que incluso si las interfaces analógicas y de vídeo se separan, la conexión de un monitor al puerto VGA limitará el número de pantallas que pueden conectarse a las salidas de vídeo digitales a sólo una.

El resto de los datos que tienen que ser intercambiadas entre la APU Llano y el FCH utilizan un vínculo denominado UMI que es básicamente una cuarta interfaz PCI Express x4 que proporciona un ancho de banda de 2GB/s en cada dirección.



En cuanto a los chips, AMD permite a los fabricantes de placas base que utilicen esta interfaz para instalar hasta cuatro ranuras PCI Express x1 adicionales, una ranura PCI regular, así como cuatro puertos USB 3.0 y seis puertos SATA de 6Gbps que son compatibles con el controlador.

En la práctica, es poco probable que haya muchos fabricantes que utilicen esta interfaz para instalar otras ranuras PCI Express, ya que esta acción podría limitar el ancho de banda disponible para el sistema de almacenamiento.




En definitiva, tendremos que esperar para ver cómo instalarán los fabricantes de placas base estos chipsets en sus próximas soluciones FM1 que llegarán a finales de este mes.

Fuente